Select Your Style

Choose your layout

Color scheme

El mejor deporte según la edad de los niños

Uno de las tareas principales dentro de la crianza es motivar a los niños a realizar actividad física desde que son muy pequeños. De esta forma conseguimos incorporar poco a poco el deporte en sus rutinas diarias y así convertirlo en un hábito a largo plazo.

Para obtener la motivación necesaria en los niños es muy importante combinar deporte y diversión. De este modo conseguiremos que a los niños les apetezca hacer ejercicio y no lo verán como una obligación. Sin embargo esto no es fácil y en ocasiones nos planteamos ¿Cómo podemos conseguir que los niños se diviertan haciendo ejercicio?

Para adecuar qué tipo de actividad le conviene a cada niño, lo dividiremos en tres etapas, dependiendo de la edad:

  • De 6 a 36 meses: La matronatación suele ser el primer contacto de los bebes con una actividad física muy suave. El objetivo es la estimulación del bebé en el medio acuático a través de una serie de juegos que le permitan flotar y moverse con el agua con la ayuda de sus padres.
  • De 3 a 6 años: Los niños incorporarán poco a poco el ejercicio en sus vidas de una forma moderada. Es el momento más idóneo para que prueben diferentes disciplinas deportivas, tales como Pádel, Natación, Baile, Karate Infantil, etc. Todas las actividades suelen realizarse en grupos por lo que es una oportunidad de socializar y hacer amigos a la vez que practican deporte.
  • De 7 a 12 años: Además de las actividades mencionadas anteriormente, Pádel, Natación, Baile moderno y Karate Infantil, el Pilates está abriendose camino con fuerza entre los más pequeños. Son clases diferentes y divertidas en las que el niño mejora su fuerza, flexibilidad, orientación, equilibrio y capacidad aeróbica. El objetivo es la reeducación del movimiento del cuerpo y la educación postural. Además ayuda a coordinar cuerpo y mente.

También es importante que los padres nos impliquemos en la realización de esa actividad para conseguir que los niños se impliquen y les apetezca. Se puede comenzar con pequeñas actividades como salir de paseo juntos, hacer una excursión accesible, ir a la “pisci” juntos en vez de a un cursillo. En definitiva conseguir que la actividad física forma parte de la rutina familiar.

Es fundamental tener en cuenta que una vida activa en la infancia afectará directamente y de manera positiva a la salud en la edad adulta.

No Comments

Enroll Your Words

To Top